Mi ausencia más larga en las Cerezas


Casi como el que olvida un viejo sillón cómodo, aquel que adorna la estancia y donde he pasado horas largas de mi vida escribiendo, borrando y plasmando mil pensamientos. Eso ha significado mudarme a mi web, Plan de cuidados literario.

Se me hace extraño no venir por aquí desde finales de 2016. Más cuando este sitio, mis Cerezas, gozaban de buena salud y ha sido siempre para mí un lugar tan importante. Aquí guardo la memoria de varias etapas de mi vida, mi evolución y, en borradores, miles de recuerdos y bocetos. Tropiezos y aciertos.

Pero crecer a veces también es centrarse. Yo he dedicado mis esfuerzos mayores a varios asuntos que requerían mi atención en mi vida diaria y, por supuesto, a mi web. De ahí que, aunque a ratos me he acordado de este sitio, no he vuelto, no he encontrado nada que decir. Para qué tengo la web si no, me digo a veces.

He pensado mucho en cerrar las Cerezas y siempre me resisto. Al final gana la partida este rincón desastre al que le he cogido demasiado cariño. Por eso he vuelto, para contar un poco por qué no he publicado hasta ahora. Eso y compartir un poco qué ha sido de mí a través de lo último publicado en Plan de cuidados literario.

Enero.


Febrero.


Marzo.


Abril.


Mayo.


Junio (hasta ahora).



Supongo que acabaré volviendo para compartir lo que encuentro en mi camino. O eso quiero creer ahora.

Comentarios

  1. Ahora lo importante es que si puedes tener tiempo retomes el blog poquito a poco, desde aquí te mandamos mucho ánimo que en nada llega el veranito, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es que tenga mucho ahora mismo: ando preparando una mudanza, trabajo y estoy preparándome oposiciones. Pero intentaré no dejar tan abandonado esto, por más profesional que sea mi web.

      Nos leemos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.