9 oct. 2016

Write down

[Venecia, septiembre 2016]

1. Write down. El concepto me asalta de modo casual, entre apuntes y té, para variar en mis costumbres. Llevo ya dos semanas posponiendo demasiadas cosas y una de ellas es anotar todo lo que me está quedando pendiente. Rezuma por todos los márgenes (agenda, cuaderno, libreta del trabajo, apuntes) mil ideas sin forma, dos tangibles y las ganas por estrenar. Lo siento: es un momento extraño este que vivo. Tocará registrarlo.

2. Reposa el cuaderno al fondo de la mochila desde tiempos inmemorables. Lo paseo allá donde vaya, viene conmigo, pero no lo abro. Ahí duermen notas que aguardan impacientes por ser ordenadas y el recuerdo de un viaje a Italia que a ratos me asalta, deseando volver a recorrer sus calles. La función del cuaderno ahora es hacer de ancla.

3. Rescato de ese caos anotaciones de mi último viaje. Porque la impresión poderosa de las calles de Padova, Verona o Venecia me recorre ahora y no puedo más que recordar y recordar, echar de menos y desear estar.

4. Empiezo a echar cuenta de lo que tengo repartido por ahí y no sé dónde me llevará todo, pero tengo que seguir escribiendo para descubrirlo. Sólo así podré averiguarlo. He contado. Son cuatro poemas en Scrivener, tres en el cuaderno, dos (si mal no recuerdo) en el móvil y no sé si me dejo alguno en páginas anteriores.

5. No se puede poner coto al mar ni fronteras a lo que está creciendo. Por eso fui a Italia a disfrutar de la gastronomía, a empaparme de cultura y edificios, y volví cargada de inspiración y un proyecto bajo el brazo. Proyecto que no sé si progresará, si tendrá futuro o se parará en algún punto, pero escribo. Y lo seguiré haciendo hasta que ya no tenga más que decir.

6 comentarios:

  1. En cuanto al punto 5, ojalá progrese ese proyecto. En cuanto al post en general, envidia sana por ese viaje y porque estás inspirada. A ver si me viene a mí la musa pronto.
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento no me veo tan inspirada como parece. Tuve mi "fogonazo" hace un par de semanas y ahora ando en proceso de recoger todo lo que he apuntado por ahí y unirlo.

      Ojalá progrese el proyecto, sí. No sé dónde me llevará, pero es bonito eso de tener algo entre manos, dure lo que dure.

      Besos, nos leemos.

      Eliminar
  2. Me encanta como escribes. Yo pasé del cuaderno al móvil (a las notas que se dejan a media para acabar en casa cuando venga la inspiración y ahí se quedan). En mi universidad se podía pedir un erasmus de prácticas, y viví el verano de 5º a 6º en Italia, haciendo prácticas de cirugía y medicina interna. Preciosidad de ciudad!! Un beso compi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué envidia de sitio para prácticas. He vuelto enamorada de allí, la verdad, y creo que acabaré volviendo incluso.

      El móvil normalmente es el "sitio de emergencia" donde escribir cuando no hay papel a mano. Si lo hay para eso tengo el cuaderno, que llevo arrastrado la costumbre muchos años como para dejarla ahora).

      Gracias por el comentario. Un beso, nos leemos :)

      Eliminar
  3. Ojalá se hagan realidad satisfactoriamente todos los proyectos, escritos y cualquier otra cosa que tengas en mente, porque sólo por el hecho de lo que te lo estás currando, te lo mereces.

    Nunca he estado en esa zona de Italia, pero me has dado unas ganas ENORMES de conocer aquello.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos proyectos son los que consiguen que no me asquee de la vida y el mundo con tanto estudio, son mi momento de evasión y los vivo como tal.

      Tienes que ir a esa zona, es preciosa. Verona y Padua nos gustaron especialmente. Todo tan verde, tanto patrimonio antiguo, tanta agua... Queremos volver, de hecho.

      Un abrazo, nos leemos.

      Eliminar

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.