Ir al contenido principal

No puedo vivir sin alicientes

Quedarme igual, estática, no cambiar... nada de eso forma parte de mi filosofía de vida. Es más, todo lo que implique probar a hacer algo nuevo, aprender, experimentar o ampliar horizontes me encanta. Es lo que hace que cada cierto tiempo me embarque en algún proyecto diferente, que busque siempre hacer algo más, no limitarme.

Pero claro, no puedo tirar alegremente todo mi esfuerzo y empezar a hacer proyectos a lo loco, mi meta sigue ahí. El EIR consume mucho tiempo, puesto que las horas frente a los apuntes se pasan una tras otra. Se traga aún más energía, sí, es algo innegable. Y puesto que debería (debería, lo recalco) centrarme en esto para sacármelo de una vez y poder pasar página (algún día hablaremos de mi látigo interno y lo a muerte que anda conmigo desde la última convocatoria), debería dejar de enredarme con todas las ideas que se me ocurren. Debería dedicarme solo a esto de estudiar a muerte. Debería, debería...

Pero no funciono así. No puedo vivir sin alicientes. El EIR no es suficiente porque después de cuatro años estudiando sin parar y camino de mi quinta convocatoria yo necesito algo más, algo que no me haga aburrirme frente a los apuntes y tests, algo que alimente mi rutina y no la haga un calvario de repetir y repetir lo mismo. Necesito una pequeña chispa diaria de algo diferente que me haga desconectar, y si sabe a nuevo mejor.

Si ya de por sí el esfuerzo sin cesar y sin llegar a ver la recompensa del todo es frustrante, no tener nada más en lo que pensar todo el día sería ya el acabose. No puedo. En serio que no. Esa quizá sería una explicación de por qué sigo alimentando mis dos blogs y sigo escribiendo a pesar de todo. Por qué encima me planteo retos en la escritura. Por qué no dejo de lado todo para estudiar.

El cansancio tras tanto tiempo intentándolo pesa como no sé ni explicarlo. Es tal que no puedo repetir las estrategias de años anteriores y mi mente pide espacio para descansar. No puedo dárselo como quisiera, esto es, dejando de estudiar para el EIR (no cuando me he quedado tan cerca), pero sí puedo buscarme aprender cosas nuevas (valenciano) o dejarme enredar con mis proyectos e ideas mientras reciclo los viejos resúmenes, ya que están bien hechos, y repaso con ellos en la mano y me dedico a reforzar puntos débiles más que a repetir lo que ya me sé hasta la saciedad.

He encontrado, en mitad del mar de deberes de este mayo (mes que el año pasado dediqué a dejar descansar mis blogs y este año he seguido a pie del cañón), un hueco para mí, una excusa más para distraerme. Y he seguido cumpliendo con mis obligaciones, no tanto de estudio (relajé un poco la marcha aunque no he parado del todo), pero sí con el Congreso de Salud Mental, mis temas de escritura y algún nuevo proyecto que asoma por el horizonte.

Que estoy preparando una sorpresa, vamos. Algo que me va a llevar bastante tiempo, que supondrá trabajo para entretenerme y distraerme a partes iguales, que creo que me aportará un montón de cosas buenas y que me muero por contar al cien por cien. Pero aún no es el momento, así que hasta el próximo 30 de mayo, lunes, que os cuente al detalle en las Cartas no puedo decir más.

Eso sí, los suscriptores de la newsletter van a verlo mañana. Ya se sabe que eso de la suscripción suele conllevar algo de exclusividad.

Hasta entonces, sigo repasando como una loca valenciano, que me examino el sábado, leyendo Farma, terminando el Congreso de Salud Mental y trabajando en mis textos y en mis proyectos. Me da la vida esto de estar tan activa, siento que al menos no estoy repitiendo un día tras otro sin sentido.

Comentarios

  1. No puedo estar más contenta de ver que puedes separarte del estudio y dedicarte un poco de espacio con todos esos proyectos. ¡Te lo mereces de sobra!
    Es muy aburrido llevar tanto tiempo con lo mismo -sea el EIR o sea darte golpes en la espinilla con una piedra-, y por eso te entiendo. ¿Cómo no vas a buscar cosas nuevas? ¡Es que si no te volverías loca! Y además el Congreso de SM te vale no sólo para desconectar sino también para aprender o profundizar en un ámbito de la salud muy chulo.
    Mucho ánimo y a seguir con todos esos alicientes. ¡Esperamos noticias!¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no lo hago brotaría, no es plan de hacerlo a estas alturas de la vida. Pronto tendréis noticias, no falta nada para que se sepa todo.

      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Me parece una genial idea lo que haces, no dejes tu vida en manos del EIR, disfruta de ella que son dos días. Pero no dejes de luchar, eso nunca.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hiciese de mi vida que girase en exclusiva en torno al EIR moriría de aburrimiento, hastío y cansancio. No puedo, así que a dejarme enredar con todo lo que pueda y más.

      Gracias por los ánimos. Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.

Entradas populares de este blog

Escala de Glasgow

Esto de hablar con MedicinaJoven por Twitter sobre posibles reglas mnemotécnicas para aprenderse la escala de Glasgow me ha encendido la bombillita. Porque entre comentarios por ahí, medir los caracteres y tratar de explicarme siento que el pobre ha acabado mareado perdido con mi explicación y no se ha enterado de nada. O eso o soy obtusa con ganas, todo puede ser.
Esto es, sencillamente, tal y como yo hago para acordarme de la escala. No sé si sirve como ayuda o más bien todo lo contrario, pues tiendo a complicarme la vida, pero como mi neurona funciona así, pues nada, le haremos caso, que es la que manda (y la que tiene que hacer el examen luego).

Empecemos con la escala en sí.

(Espero que se entienda mi letra, aunque creo que sí.)
Teniendo en cuenta ya la escala, vamos a observarla un poco mejor. Son tres cosas lo que vamos a valorar con esto: la apertura ocular, la respuesta verbal y la respuesta motora. Simplificando: ojos, habla y movimiento. Al valorar estas tres cosas nos pueden d…

Memorias de un 2016

Enero.Inicio reto 250.Rute y Lucena.Cabalgata.Pre-EIR.Febrero.EIR.Entrevista trabajo.Concursos.Ganadora I Maratón de Microrrelatos Valencia Escribe - Massalfassar.Inspiración. 29/02.Marzo.Puesto 1155.CV.Recital Valencia Escribe.Fallas.Día de la poesía.Viaje a Londres.30, 31/03, 01, 02, 03, 04, 05/04.Freetour y City of London.Abril.Boda de Bar y Marcos.Museo historia natural.Picadilly.Chinatown.Tower of London.Museo de Florence Nightingale.Madame Tussauds.Candem Town.Las cosas claras. Comienzo estudio EIR. #YaNoMax.ENDEI 2016 con Anxo. 15, 16/04.Fin Páginas de Metáforas.21/04.Feria del Libro.Mayo.II Congreso virtual enfermería salud mental.May the 4th.Málaga.Día internacional de la Enfermería.CV.Plan de cuidados literario.27/05.Proba valencià.Correcciones.Junio.Entrevista trabajo (x2).Guiones de historias.La Llamada.Julio.Verano azul URPA.Castellón y Grau.Curso GNEAUPP.Correcciones.Agosto.Fin primera vuelta.Renuevo contrato.Registro Páginas de Metáforas.Academia de nuevo.Septiembre.Mál…

Metáforas y refugio

Su primer nombre no oficial fue la primera palabra que acudió a mí cuando la forma y el fondo apenas habían despuntado en el folio. Como tantas otras, podría haberse quedado en el limbo de las anotaciones que no llevan a ninguna parte, pero prosperó y creció entre temarios.
Su segundo nombre no oficial es "refugio": todo está contenido en o entre sus páginas. Incluso lo nuevo, lo aún no escrito, en formato notas.

Ahora mismo reposa sobre mi mesa tal cantidad de papeles que puede llegar a ser caótico a ratos. Viven sobre esta superficie, ahora decorada con un mantel blanco de rayas de colores que dibujan cuadrículas, el último tema que estoy estudiando y el esquema correspondiente. Al lado, para recordarme lo pendiente, el planning mensual y el calendario del mes. La agenda tampoco anda lejos, mis últimas letras tampoco: en mi cuaderno literario abundan palabras que van pidiendo su espacio. Además, guardo aún dentro de mí la chispa de una posible idea aún primitiva y reciente …