10 mar. 2016

Valkyrja Eir: quinta temporada

Salvo que se alineen los astros y los ochocientos primeros digan que pasan de coger plaza me quedo fuera un año más. Con el mejor examen hasta la fecha, un resultado por el que me aplaudo mucho y a solo cinco aciertos de estar ahí, entre los puestos de elección. Cómo no voy a estar contenta con lo que he conseguido, aunque me haya quedado fuera.

Es difícil explicar como me siento, mi mejor definición ha surgido a caballo entre la misma noche del lunes al martes, cuando vi la nota (y empezaron a llover los mensajes, mil millones de gracias por todos los que me habéis mandado), reflexioné luego un poco, leí más y me paseé aún más. Estoy leyendo ahora mismo Las dos torres, el segundo libro de El Señor de los Anillos, y me quedé esa noche leyendo justo cuando Frodo y Sam se quedan a las puertas de Mordor sin poder entrar. Pues tres cuartos de lo mismo.

También noté, ya desde el primer momento y acrecentado con las horas, que había un puñado de letras que se me estaban atascando de mala manera.Esa sensación no es la primera vez que la tengo, me ha pasado otras veces, y siempre terminaban con una que yo me sé tecleando a muerte hasta soltar todo lo que me esté comiendo por dentro en ese momento. El qué quiero escribir todavía no lo sé, pero supongo que saldrá en algún momento, conforme vayan pasando los días.

Me lo estoy tomando con humor, de una forma bastante ácida. Llevaba ya varios días que me notaba venenosa, de estas veces que voy con el hacha desde buena mañana y, claro, con semejante antecedente creo que me explico un poco cómo estoy: con más ánimos que el año pasado y con más ganas de guerrear. Si hay que volver a criar una UPP porque la anterior ya ha cicatrizado en este mes de vacaciones, pues a por ella, qué remedio. Lo mismo podría decir de los codos y el callo de estudio.

Este año no me sale amargarme, y no ha sido algo que me haya propuesto, es algo espontáneo. Es la vez que más cerca he estado de conseguirlo y saberlo, verme tan al borde, escuece. Pero me lo estoy tomando bastante bien. Me ha costado, pero más o menos tengo ya pensado cómo voy a prepararme esta vez y ya es cuestión de tiempo, como siempre.

Por cerrar etapas le di un cambio al blog y he decidido darme también de vacaciones lo que queda de marzo. El año pasado acabé demasiado quemada y me niego a llegar con tanto cansancio y tan mal al examen. Ahora pienso dedicar estos días de reposo a disfrutar las fallas y desconectar todo lo necesario y más para conseguir mi meta. 

Porque, como ya sabéis, "rendirme" no existe en mi diccionario particular y no lo contemplo como opción. De mi historia particular de cómo seré residente (porque lo seré algún día, estoy segura de ello) creo que daría para escribir una saga épica, así que va a tocar abrir el quinto tomo y empezar a escribirlo.

¿Me acompañaréis, una temporada más?

7 comentarios:

  1. Cuenta conmigo para acompañarte en este camino tan laborioso y que requiere tanto esfuerzo. Estoy para lo que necesites, ya lo sabes :)
    P.D.: Haces muy bien en vaguear este mes, ¡¡la quemazón nunca es buena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo sé, eres un sol :)

      Si no vagueo ahora es que no me veo capaz de sentarme a estudiar. Demasiados meses con lo mismo, necesito también un descanso.

      Besos.

      Eliminar
  2. Ni rendirse ni claudicar son palabras que ella conjugue en primera persona, si acaso, en su formulación negativa.
    Su corazón bombea un mantra que irriga todo su ser: Guerra. Y dicha palabra, que impele su vida, recobra en ella el mejor de los significados: la lucha por los retos.
    Seguirán, seguiremos y seguiré acompañándote más allá de la llegada a ese tramo del camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, como siempre ♥ Eres de las pocas personas que consiguen insuflarme esperanza en cualquier momento, pase lo que pase.

      Eliminar
    2. La esperanza y la energía son tuyas: la lucha es tuya. Mil besos poupée. Disfruta mucho de este merecido descanso de guerrera.

      Eliminar
  3. Ánimo!! Te entiendo perfectamente. Otro año que, como tú, me toca luchar para estar cada vez más cerca de mi residencia.
    Por supuesto que te sigo otro año más!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chica, llevamos juntas luchando por esto un montón de años, ¿eh? Espero que esta sea por fin la buena y lo consigamos. Ánimo para ti también.

      Eliminar

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.