Ir al contenido principal

Tienes media hora

Dame una hoja en blanco y un bolígrafo, que mientras esté haciendo cualquier tarea, repetitiva o no, estaré llenándola de garabatos que se irán transformando en palabras e historias.

Tienes media hora antes de volver a leer, repasar, esquematizar y demás trabajo aburrido del que te evades al final cada día como una campeona tecleando, que cualquier cosa es más divertida. Y te entiendo perfectamente, pero tú estás aquí no para confiarte, estás para repasar, para aprender, para aprovechar el tiempo. Demasiado pronto para empezar a levantar el látigo interno, pero si deseas que las horas signifiquen algo y no un mero transcurrir de minutos sin nada más, sin sustancias, no empieces con esa dinámica.

Tienes media hora, como digo. Digamos que es la primera tregua que te doy, la primera evasión del día, que te conozco y el mediodía de escritura no lo vas a perdonar. Ya tendrás alguna idea de la que tirar del hilo. ¿Recuerdas cómo llevas posponiendo estos días ponerte con ese relato que debes entregar? ¿Recuerdas lo que tienes pendiente de escribir y que te pesa, porque quieres hacerlo ya? Para eso irás aprovechando esa media hora libre, una hora si quieres ampliar el periodo, de acuerdo, pero no entre folios y apuntes, no ahí.

Por cada duda, por cada momento de no saber qué hacer, aquí estas, frente al folio o la pantalla en blanco. Se ha convertido en costumbre. Qué digo que se ha convertido, siempre lo ha sido.

Ocurre algo en tu interior. Es como si hubieses digerido el EIR anterior, su resultado y el proceso que te llevó ahí y lo hubieses unido a la receta de los ánimos de este año.

Ocurre algo en tu interior. Las dudas no tienen forma de un examen, sino más bien de todo lo que hay en la periferia, lo que rodea tu vida.

Y al final, de la media hora, te pasas quince minutos borrando y recomenzando, tachando y descartando. Los siguientes diez pensando a ver qué vas a escribir esta vez, que no te sale nada, que estás en sequía, con lo que has sido tú siempre improvisando. Entonces, a cinco minutos de que suene la alarma que te va a llevar de vuelta al repaso, te das cuenta: en los primeros diez minutos te salió exactamente el hilo del que necesitabas tirar y que, en un ataque de "no me gusta" agudo habías descartado.

Al final lo que te pasa, alma de cántaro, por lo que te cuesta tanto enfrentarte al estudio es que estás dispersa. Tu mente está más pendiente en hilar historias que no tienen nada que ver aquí y te alejas, te alejas cada vez más. Tu cuerpo seguirá aquí, por supuesto, ese no se mueve ni un centímetro, pero tu mente va devorando los kilómetros, se marcha y ni siquiera tiene el detalle de mirar atrás.

¿Recuerdas esta sensación? ¿Recuerdas cómo trabajabas con ella? Vuelve a hacerlo, sabes que puede, sabes que lo consigues si lo intentas. Tienes media hora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Escala de Glasgow

Esto de hablar con MedicinaJoven por Twitter sobre posibles reglas mnemotécnicas para aprenderse la escala de Glasgow me ha encendido la bombillita. Porque entre comentarios por ahí, medir los caracteres y tratar de explicarme siento que el pobre ha acabado mareado perdido con mi explicación y no se ha enterado de nada. O eso o soy obtusa con ganas, todo puede ser.
Esto es, sencillamente, tal y como yo hago para acordarme de la escala. No sé si sirve como ayuda o más bien todo lo contrario, pues tiendo a complicarme la vida, pero como mi neurona funciona así, pues nada, le haremos caso, que es la que manda (y la que tiene que hacer el examen luego).

Empecemos con la escala en sí.

(Espero que se entienda mi letra, aunque creo que sí.)
Teniendo en cuenta ya la escala, vamos a observarla un poco mejor. Son tres cosas lo que vamos a valorar con esto: la apertura ocular, la respuesta verbal y la respuesta motora. Simplificando: ojos, habla y movimiento. Al valorar estas tres cosas nos pueden d…

Memorias de un 2016

Enero.Inicio reto 250.Rute y Lucena.Cabalgata.Pre-EIR.Febrero.EIR.Entrevista trabajo.Concursos.Ganadora I Maratón de Microrrelatos Valencia Escribe - Massalfassar.Inspiración. 29/02.Marzo.Puesto 1155.CV.Recital Valencia Escribe.Fallas.Día de la poesía.Viaje a Londres.30, 31/03, 01, 02, 03, 04, 05/04.Freetour y City of London.Abril.Boda de Bar y Marcos.Museo historia natural.Picadilly.Chinatown.Tower of London.Museo de Florence Nightingale.Madame Tussauds.Candem Town.Las cosas claras. Comienzo estudio EIR. #YaNoMax.ENDEI 2016 con Anxo. 15, 16/04.Fin Páginas de Metáforas.21/04.Feria del Libro.Mayo.II Congreso virtual enfermería salud mental.May the 4th.Málaga.Día internacional de la Enfermería.CV.Plan de cuidados literario.27/05.Proba valencià.Correcciones.Junio.Entrevista trabajo (x2).Guiones de historias.La Llamada.Julio.Verano azul URPA.Castellón y Grau.Curso GNEAUPP.Correcciones.Agosto.Fin primera vuelta.Renuevo contrato.Registro Páginas de Metáforas.Academia de nuevo.Septiembre.Mál…

Metáforas y refugio

Su primer nombre no oficial fue la primera palabra que acudió a mí cuando la forma y el fondo apenas habían despuntado en el folio. Como tantas otras, podría haberse quedado en el limbo de las anotaciones que no llevan a ninguna parte, pero prosperó y creció entre temarios.
Su segundo nombre no oficial es "refugio": todo está contenido en o entre sus páginas. Incluso lo nuevo, lo aún no escrito, en formato notas.

Ahora mismo reposa sobre mi mesa tal cantidad de papeles que puede llegar a ser caótico a ratos. Viven sobre esta superficie, ahora decorada con un mantel blanco de rayas de colores que dibujan cuadrículas, el último tema que estoy estudiando y el esquema correspondiente. Al lado, para recordarme lo pendiente, el planning mensual y el calendario del mes. La agenda tampoco anda lejos, mis últimas letras tampoco: en mi cuaderno literario abundan palabras que van pidiendo su espacio. Además, guardo aún dentro de mí la chispa de una posible idea aún primitiva y reciente …