Receta de inspiración y motivación para un EIR

[ilustración sacada de san google]

I left alone
My mind was blank
I needed time to think
To get the memories from my mind...



He hablado a veces de la gasolina, del combustible que me hace seguir adelante. Es una mezcla extraña, un batiburrillo de sustancias, momentos, instantes, flashazos que capturo en mi cámara mental y pequeños momentos. Todo cocinado a fuego lento (o rápido, según la receta) en un gran caldero como las brujas de antaño.

No me veo ahora capaz de estudiar, no en estos minutos en que escribo, no en esta hora en que me lees. Aún le falta un poco de cocción a esta última receta mía, todavía no está terminada. Y nadie se comería un plato que no está cocinado del todo, no va a ser mi caso ahora.

Por ello, primero me he hecho con ingredientes, todos los que pedía esta vez el combustible que usaré los próximos meses. Los he recolectado con paciencia, algunos de ellos han llegado a mis manos de manera inesperada y otros los he tenido que preparar por adelantado, como un sofrito.

Procuro escoger la calidad a la cantidad. Cuidadosa selección, por cierto, no todo vale. Elijo aquello que signifique algo poderoso para mí, algo con lo que incluso en momentos de bajón pueda usarlos. Escojo lo que sé que me funciona. Descarto lo superfluo, lo que es momentáneo y que sé que luego me dejará un regusto amargo que podría estropear el plato. Procuro que todo sea tan especial, tan único que ni queriendo podría haber pensado en una combinación más poderosa.

Luego aderezo, por supuesto. Unas gotitas de rabia, un chorro generoso de esfuerzo, un toque especiado de letras, etc. Remuevo todo entonces y dejo que se vaya haciendo.

Estos días me he alimentado, por cierto, de una ingente cantidad de inspiración buscando nuevos ingredientes y creo que los he conseguido. Unidos con los anteriores creo que va a ser mi receta más poderosa hasta la fecha como bruja.

Y es que cuando una puerta se cierra se abren las ventanas de casa para que se remueva el aire. Se aspiran nuevos vientos y se extiende un lienzo en blanco nuevo sobre la mesa. Elige una las mejores pinturas, las tintas favoritas, y se adentra en el mundo que ofrece. Por cada puerta con cerradura sin llave pinto dos nuevas y me asomo a través de ellas.

Comentarios

  1. Muy buena entrada, Isa. Me ha gustado mucho. Esta receta pinta muy bien para el año ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá sea esta vez la definitiva. Por mi parte pienso darlo todo para que así sea, eso sí, viviendo por el camino, que también es necesario.

      Besos :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.