Ir al contenido principal

Cinco años como enfermera

Hoy hace cinco años que andaba como loca saltando de felicidad. Por fin supe la nota del único examen que me faltaba y tenía la inmensa alegría de saber que había acabado, que lo había conseguido, que por fin, y con veinte años, el título era mío. Que ya era enfermera.

Qué diferencia de entonces a ahora en tantos sentidos.

Hoy me paro a recordar ese momento en concreto, el de conocer la nota del último examen que hicimos (Comunitaria, para más señas) porque esas ganas tan enormes de celebrarlo son las mismas que estoy deseando sentir el próximo mes de febrero cuando sepa mi posición EIR. Cómo quiero sentir esa euforia tras tanto tiempo estudiando.

Y claro, tanto recordar también me hace pensar en varias cosas que tienen y no que ver con ello.

Por ejemplo, me acuerdo de aquellos momentos y de todo lo que tuvo que pasar hasta llegar a conseguirlo. Cómo se me plantó en mi santo epicentro que me iba a sacar en junio todo así se hundiese el universo por el camino. Las horas de música sin parar, en unas cantidades que solo las he igualado luego con el EIR. Las noches de insomnio pasadas delante de los folios, una tras otra, porque no hay mejor hora para acabar la sesión de estudio que las tres y pico de la mañana.

Todo por conseguir lo que me había propuesto, cosa que al final celebré.

Me estoy acordando de todo esto porque, entre otros motivos, vi que podía ser capaz de conseguir solo si lo quería y luchaba por ello. Porque fue un esfuerzo por una gran recompensa y me está sirviendo de gasolina para alimentar mis ganas con ello. Porque ni por todos los intentos del mundo de cualquiera que quisiera hacerme daño podría ahora mismo hundirme, sino darme más fuerzas para conseguirlo (casi tantas como ese "no es para tanto" de hace cinco años).

Porque se me ha plantado en mi santo epicentro que lo conseguiré pase lo que pase, así se hunda el mundo y el universo: no queda sino sacar mi plaza. Y el cinco siempre ha sido mi número.

Comentarios

  1. Irradias positividad y motivación. No tengo ninguna duda de que este año te voy a ver en Madrid con tu plaza bajo el brazo y con una sonrisa de oreja a oreja.

    Puff, cinco años, se dice pronto. Anda que no ha llovido...

    ¡Mucho ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y espero que esta vez nos veamos en el Ministerio y nos vayamos luego a celebrarlo por ahí. Quiero conocerte de una vez.

      Besos y gracias por los ánimos :)

      Eliminar
  2. ¡Me uno a Jerbi! Cómo alegra, mola y motiva leerte en este post... respira superación y nostalgia por lo bueno a partes iguales.
    Qué ganas tengo de leer ese tweet tuyo anunciando que eres residente. Ya te toca, vaya que sí.
    ¡Besos y a por ello!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá este año pueda ponerlo por fin, me quedé con todas las ganas esta última vez. Me tengo que "alimentar" de estas cosas para motivarme y seguir adelante.

      Beso, gracias por los ánimos.

      Eliminar
  3. ¡Así se habla, manita!
    Como te dije en su momento (¡cómo ha pasado el tiempo!), enhorabuenísima y a por todas. Sé que eres una luchadora nata y que, ante la adversidad, te creces más que nadie.
    ¡Este es tu año! A comértelo todo con patatas.

    P.D.: El kétchup lo dejo a tu gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas cosas me hacen pensar que hace mucho tiempo que tú y yo nos conocemos, hermosa. Eso y que a ver cuándo podemos vernos y comer juntas... Patatas fritas, por ejemplo.

      Besos, manita.

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.

Entradas populares de este blog

Escala de Glasgow

Esto de hablar con MedicinaJoven por Twitter sobre posibles reglas mnemotécnicas para aprenderse la escala de Glasgow me ha encendido la bombillita. Porque entre comentarios por ahí, medir los caracteres y tratar de explicarme siento que el pobre ha acabado mareado perdido con mi explicación y no se ha enterado de nada. O eso o soy obtusa con ganas, todo puede ser.
Esto es, sencillamente, tal y como yo hago para acordarme de la escala. No sé si sirve como ayuda o más bien todo lo contrario, pues tiendo a complicarme la vida, pero como mi neurona funciona así, pues nada, le haremos caso, que es la que manda (y la que tiene que hacer el examen luego).

Empecemos con la escala en sí.

(Espero que se entienda mi letra, aunque creo que sí.)
Teniendo en cuenta ya la escala, vamos a observarla un poco mejor. Son tres cosas lo que vamos a valorar con esto: la apertura ocular, la respuesta verbal y la respuesta motora. Simplificando: ojos, habla y movimiento. Al valorar estas tres cosas nos pueden d…

Memorias de un 2016

Enero.Inicio reto 250.Rute y Lucena.Cabalgata.Pre-EIR.Febrero.EIR.Entrevista trabajo.Concursos.Ganadora I Maratón de Microrrelatos Valencia Escribe - Massalfassar.Inspiración. 29/02.Marzo.Puesto 1155.CV.Recital Valencia Escribe.Fallas.Día de la poesía.Viaje a Londres.30, 31/03, 01, 02, 03, 04, 05/04.Freetour y City of London.Abril.Boda de Bar y Marcos.Museo historia natural.Picadilly.Chinatown.Tower of London.Museo de Florence Nightingale.Madame Tussauds.Candem Town.Las cosas claras. Comienzo estudio EIR. #YaNoMax.ENDEI 2016 con Anxo. 15, 16/04.Fin Páginas de Metáforas.21/04.Feria del Libro.Mayo.II Congreso virtual enfermería salud mental.May the 4th.Málaga.Día internacional de la Enfermería.CV.Plan de cuidados literario.27/05.Proba valencià.Correcciones.Junio.Entrevista trabajo (x2).Guiones de historias.La Llamada.Julio.Verano azul URPA.Castellón y Grau.Curso GNEAUPP.Correcciones.Agosto.Fin primera vuelta.Renuevo contrato.Registro Páginas de Metáforas.Academia de nuevo.Septiembre.Mál…

Metáforas y refugio

Su primer nombre no oficial fue la primera palabra que acudió a mí cuando la forma y el fondo apenas habían despuntado en el folio. Como tantas otras, podría haberse quedado en el limbo de las anotaciones que no llevan a ninguna parte, pero prosperó y creció entre temarios.
Su segundo nombre no oficial es "refugio": todo está contenido en o entre sus páginas. Incluso lo nuevo, lo aún no escrito, en formato notas.

Ahora mismo reposa sobre mi mesa tal cantidad de papeles que puede llegar a ser caótico a ratos. Viven sobre esta superficie, ahora decorada con un mantel blanco de rayas de colores que dibujan cuadrículas, el último tema que estoy estudiando y el esquema correspondiente. Al lado, para recordarme lo pendiente, el planning mensual y el calendario del mes. La agenda tampoco anda lejos, mis últimas letras tampoco: en mi cuaderno literario abundan palabras que van pidiendo su espacio. Además, guardo aún dentro de mí la chispa de una posible idea aún primitiva y reciente …