Chuletario EIRiano

Sé que tengo por costumbre venir con mis entradas, tanto en este blog como en el literario, bien temprano por la mañana, pero debido a que la página en blanco se ha apoderado de mí y me ha costado encontrar desde la temática a la que dedicarle la entrada semanal hasta el tono vengo un poco más tarde por aquí.

Y es que siguiendo la estela de varias entradas anteriores, donde hablaba de la soledad que supone prepararse esto o de la desmotivación (que, por cierto, en un principio las había concebido con otras palabras muy diferentes de las que al final salieron), podría venir contando algún punto negativo más del monotema opositor, pero he decidido no regodearme más en lo malo, en lo que cansa intentarlo una y otra vez tres años, siendo este mi cuarto intento.

Hoy vengo bastante positiva. Esta semana pasada empezó muy bien, con uno de esos días veraniegos que dan ganas de disfrutarlos lentamente y que no se acaben (natación y vacaciones de mi señor esposo incluidas) y ha tenido momentos de estos en los que te sube la moral con lo que haces, con lo que lees y con lo que avanzas. Además de un tiempo maravilloso, con lo que disfruto yo en primavera con el solecito, haciendo la fotosíntesis.


He acabado utilizando un regalo que me hizo mi oneechan en el último amigo invisible que hicimos mis niñas y yo para que sea una herramienta muy útil, manejable y fácil de llevar encima: mi Chuletario EIRiano.

  • Tamaño bolsillo, pequeñita, para llevar en el bolso o la mochila y gruesa, para que me quepa todo lo que tenga que apuntar.
  • Palabras claves o clasificaciones que haya que recordar.
  • Reglas mnemotécnicas que se me vayan ocurriendo por el camino, mientras leo el temario.
  • Todo aquello que siempre me haya costado más memorizar, por el motivo que sea.
  • Cifras importantes de recordar (ejemplo: las de las gasometrías).
  • Escalas.
  • Etc.
Esquemas o resúmenes aparte, tengo la costumbre de llenar los apuntes de notas a lápiz entre lo que subrayo, lo que escribo para aclararme conmigo misma y cualquier cosa que me ayude a estudiar, así que el Chuletario EIRiano es algo que no sé por qué no lo he hecho antes. Desde que estoy usando esta herramienta noto que miro con distintos ojos los apuntes, buscando cosas muy claves para recordar mejor y apuntármelas, para llevarlas encima.

La verdad es que entre este cuaderno tan útil y mi reciente manía/costumbre de darle candela a la bicicleta mientras leo el temario, junto con salir al exterior a estudiar siempre que puedo (playa, parques municipales tranquilos) y alternarlo con la biblioteca noto que estoy siendo bastante productiva últimamente y estoy cumpliendo los objetivos que me voy marcando cada semana.

¡Y todo esto compaginándolo con la escritura! Pero para contaros un poco más de esto, mañana martes echad un ojo en mis Cartas y podréis leer más y mejor.

Espero que hayáis tenido también una buena Semana Santa. Felices siete días, señores.

Comentarios

  1. ¡La verdad que es una idea muy útil! Yo no lo usé para estudiar -en las prácticas de la carrera usé una libretilla, como todos o casi todos, supongo; ahora uso otra también-, pero aplicado a la teoría y los apuntes me hubiera venido muy bien algo como lo que tú dices n.n
    Y cómo me gusta leer este post y verte tan motivada, pequeña valkyrja ^^.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni en las prácticas usé nunca libretilla. Llevo siempre mil mierdas encima y al final en cualquier pedazo de papel apunto lo que sea, así que por una vez en mi vida he decidido ser organizada y usar uno de los cientos de cuadernos que tengo por ahí.

      Me ha costado esta cuarta vez estar así de positiva casi dos meses, febrero y marzo. A ver si esta vez me mantengo con las fuerzas, las ganas, la motivación (no creo que bajen) y cumpliendo objetivos y mejorando.

      ¡Besos!

      Eliminar
  2. SrtaJerbi7/4/15 10:37

    La libreta es una monada *.* Yo no soy de estudiar con libretitas de chuletillas y demás, pero espero que te ayude!!

    ¡Arriba ese ánimo!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco era de ello, pero ya que paso tiempo en el transporte público y en vez de llevarme los apuntes o esquemas pues me leo las notas que tenga encima.

      Gracias por los ánimos. ¡Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.