Ir al contenido principal

Conjugaciones de olvidar (semana 34)

No he olvidado, por eso recuerdo. Lo hago en papel, a modo de portada de mis notas llenas de tachones sobre lo que estoy estudiando. Papel que me observa en la mesa, en posición privilegiada, junto a la agenda y sobre los apuntes pendientes de tocar a lo largo del día. Papel que me sigue diciendo lo que soy, que me recuerda mis nombres, todos ellos. Papel que he leído tanto que casi he desgastado sus letras, que las llevo impresas en las manos, que las repaso cada vez que veo el título. Papel que me obliga a tener presente el esfuerzo, que me dice en voz baja: "un poco más, ya casi estás".

No olvido, tengo una lista de música con la que las noches se hacen intensas y diferentes. Le doy un ingrediente extra al aliciente de la cuenta atrás que está acabando, a la que le falta tan poco que cada vez veo más cerca el día en cuestión. Y el siguiente, de puro vicio y descanso. Música que me hace evadirme a ratos, a ratos centrarme. Música que me da alas, que me impulsa, me hace tomar aire como si fuese a dar el salto de mi vida.

No olvidaré porque tengo una lista de motivos. Lista donde he ido apuntando tantas cosas personales desde marzo que ahora es un cóctel de todo tipo de ingredientes, la mezcla de lo que he sido y soy en un año. Lista donde hay elementos menos potentes y otros que son la máxima fuerza. Lista donde el motivo número cincuenta y ocho se ha convertido en El Motivo, el que me hace convencerme que recordar no estaba de más, que mis nombres son importantes por una razón. Lista que me ha devuelto la fuerza, si es que alguna vez la he perdido, y me ha mantenido cuerda, si es que alguna vez lo he estado.

No olvidaría lo que he aprendido, sobre todo en las últimas semanas, tan intensas ellas. Ni las conclusiones. Ni el sonido marino que me acompaña ahora, en silencio, repasando mentalmente punto a punto lo que será (seré) a partir de febrero.

No olvidaba lo mucho que adoro hacerme listas, lo que me encanta dejar constancia en papel de cuanto me rodea. Esta vez no será menos.

No habré olvidado, entonces, quién soy, cómo he llegado hasta aquí. Sigo siendo la misma que empezó a bloggear por necesidad de expresarse y no va a cambiar, pero sí va a replantearse según qué cosas. Gracias, conclusiones. Gracias, oxígeno en forma de futuro cambio.

Haga lo que haga el próximo sábado, sé que daré lo máximo de mí. Eso y que tengo pendiente retomar demasiadas cosas pendientes de ahí en adelante. Necesito desconectar del EIR a la voz de ya y, por suerte, sé cómo quiero hacerlo. No lo hube olvidado.

Comentarios

  1. En todas las entradas te digo lo mismo porque es verdad. Pero ésta creo que se lleva la palma: motivación, determinación y fuerza que sale de donde nunca creeríamos que estaría.
    Vas a ser la número uno. Y yo seré de las primeras en felicitarte cuando me entere.
    Te mereces esa plaza, son ya muchos años a las espaldas y mucha ambición (positiva por supuesto, andar sin pisar) acumulada. Éste es tu año, y me encanta la idea de que tengas tantos motivos y tantos nombres.
    No necesitas suerte, valkyrja Eir. No te hace falta porque lo tienes al alcance de la mano. Que no se diga que el sacrificio se ha hecho en balde.
    Que sepas que desde una Comunidad con mar hay una "r minúscula" que quiere tanto como tú que obtengas tu placita de Salud Mental.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién te pillara como R mayor (me gusta más eso de "mayor" que "mayúscula") cuando tenga mi plaza. Porque la veo, la visualizo, tengo claro que está aquí, muy cerca.
      Ya va siendo hora de conseguir lo que quiero, por lo que llevo tanto tiempo trabajando. Demasiados años. Y descuida, en cuanto sepa lo que sea te informaré, como corresponde.
      Besos y gracias por tu comentario, como siempre :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.

Entradas populares de este blog

Escala de Glasgow

Esto de hablar con MedicinaJoven por Twitter sobre posibles reglas mnemotécnicas para aprenderse la escala de Glasgow me ha encendido la bombillita. Porque entre comentarios por ahí, medir los caracteres y tratar de explicarme siento que el pobre ha acabado mareado perdido con mi explicación y no se ha enterado de nada. O eso o soy obtusa con ganas, todo puede ser.
Esto es, sencillamente, tal y como yo hago para acordarme de la escala. No sé si sirve como ayuda o más bien todo lo contrario, pues tiendo a complicarme la vida, pero como mi neurona funciona así, pues nada, le haremos caso, que es la que manda (y la que tiene que hacer el examen luego).

Empecemos con la escala en sí.

(Espero que se entienda mi letra, aunque creo que sí.)
Teniendo en cuenta ya la escala, vamos a observarla un poco mejor. Son tres cosas lo que vamos a valorar con esto: la apertura ocular, la respuesta verbal y la respuesta motora. Simplificando: ojos, habla y movimiento. Al valorar estas tres cosas nos pueden d…

Memorias de un 2016

Enero.Inicio reto 250.Rute y Lucena.Cabalgata.Pre-EIR.Febrero.EIR.Entrevista trabajo.Concursos.Ganadora I Maratón de Microrrelatos Valencia Escribe - Massalfassar.Inspiración. 29/02.Marzo.Puesto 1155.CV.Recital Valencia Escribe.Fallas.Día de la poesía.Viaje a Londres.30, 31/03, 01, 02, 03, 04, 05/04.Freetour y City of London.Abril.Boda de Bar y Marcos.Museo historia natural.Picadilly.Chinatown.Tower of London.Museo de Florence Nightingale.Madame Tussauds.Candem Town.Las cosas claras. Comienzo estudio EIR. #YaNoMax.ENDEI 2016 con Anxo. 15, 16/04.Fin Páginas de Metáforas.21/04.Feria del Libro.Mayo.II Congreso virtual enfermería salud mental.May the 4th.Málaga.Día internacional de la Enfermería.CV.Plan de cuidados literario.27/05.Proba valencià.Correcciones.Junio.Entrevista trabajo (x2).Guiones de historias.La Llamada.Julio.Verano azul URPA.Castellón y Grau.Curso GNEAUPP.Correcciones.Agosto.Fin primera vuelta.Renuevo contrato.Registro Páginas de Metáforas.Academia de nuevo.Septiembre.Mál…

Metáforas y refugio

Su primer nombre no oficial fue la primera palabra que acudió a mí cuando la forma y el fondo apenas habían despuntado en el folio. Como tantas otras, podría haberse quedado en el limbo de las anotaciones que no llevan a ninguna parte, pero prosperó y creció entre temarios.
Su segundo nombre no oficial es "refugio": todo está contenido en o entre sus páginas. Incluso lo nuevo, lo aún no escrito, en formato notas.

Ahora mismo reposa sobre mi mesa tal cantidad de papeles que puede llegar a ser caótico a ratos. Viven sobre esta superficie, ahora decorada con un mantel blanco de rayas de colores que dibujan cuadrículas, el último tema que estoy estudiando y el esquema correspondiente. Al lado, para recordarme lo pendiente, el planning mensual y el calendario del mes. La agenda tampoco anda lejos, mis últimas letras tampoco: en mi cuaderno literario abundan palabras que van pidiendo su espacio. Además, guardo aún dentro de mí la chispa de una posible idea aún primitiva y reciente …