29 oct. 2014

Recuerda

Recuerda, por si algún día se te olvida.

Recuerda las noches de colacao a oscuras, con la lámpara de la mesa como única luz en toda la casa de madrugada, y las teteras que has puesto a media tarde por lo mismo.

Recuerda los días que no estuviste al cien por cien y el tiempo perdido por el que decidiste que dónde ibas con esa actitud, que te pusieses las pilas, de cómo nació la voluntad a partir de ahí.

Recuerda la música, todo lo que ha desfilado por tus oídos hasta este momento, todas esas canciones que han supuesto el mejor remedio a unas ganas desinfladas o, simplemente, una inyección de moral nada despreciable.

Recuerda cómo reviviste después de leer una novela por el simple placer de hacerlo, a pesar de todo eso que tenías que hacer, porque necesitabas perderte un rato en otro mundo, otras páginas que no hablasen solo de patologías.

Recuerda el sabor de la escritura, de esa última página de un proyecto literario, de esa primera que estás a punto de empezar, en lo que te llena deslizar palabras por el teclado.

Recuerda esa lista de motivos por lo que haces esto, los treinta y ocho de momento, aunque la lista se pueda ampliar en cualquier momento y sabes que lo seguirá haciendo hasta el 31 de enero, que puede que el último motivo se escriba ese mismo día, de hecho.

Recuerda todos tus nombres, en ellos reside tu fuerza. Eres tan Petite Poupée como Elfabruja, Valkyrja Eir o Mistress EIR. Lo eres porque esos nombres no te los pusiste tú, te bautizaron otros. Otros vieron tus fuerzas antes que tú y supieron nombrarlo de alguna manera.

Recuérdalo, no lo olvides. Y aprovéchalo, Pequeña.



"Si quiero llegar hasta el infinito rendirme no es una opción."

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Últimamente tengo demasiadas ganas de escribir y ha salido esto :)

      Eliminar
  2. Mirar atrás y sentir nostalgia hasta de aquellos momentos que fueron difíciles, porque en ellos te construiste.
    Vraiment un très joli récit, ma 'tite poupée

    Cervantes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bon, tu me connais. J'avais besoin de l'écrire pour continuer. J'étais un peu fatiguée, mais, comme toutes les fois, très motivée. J'avais besoin de souvenir. Pourquoi est-ce que je fais ça? Pourquoi? Ce sont mes réponses, ils sont très importants pour moi en ce moment.

      Tu me manques, Princesse! ♥

      Eliminar

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.