Schmetterling

Ma chère princesse,

Iba a escribirte en francés, ¿sabes? Pero no me veo capaz de ello porque noto que esta carta que estoy empezando ahora sé cómo la comenzaré, pero no cómo la acabaré. Imagino (y creo que estaré en lo cierto) que me iré por las ramas y me pondré metafórica, así que prefiero manejarme en mi lengua materna.

Llevo todo el día acordándome de ti. En mis paseos por el centro hoy, bajo el paraguas, no sé por qué te tenía muy en mente. Supongo que por la última vez que quedamos. El caso es que me acordaba de ti, pensaba en cómo te irá y recordaba tus palabras. Tu es mon inspiration, chère, et tes phrases sont très importantes pour moi. Algunas de ellas se repetían sin cesar, en el paseo y el día del examen.

La melancolía me ataca a veces, no sé, tampoco tiene un motivo en especial. Supongo que hoy era un día de esos, la verdad es que se prestaba a ello el tiempo: agua fina que no llegaba casi a caer, lluvia más fuerte luego, cielos grises. Te contaría mil cosas parecidas para al final no decir nada salvo lo que ya te dije, que me acordé de ti. Siento la necesidad de ponerlo por escrito y enviártelo y aquí lo tienes.

Te contaría mil cosas, por ejemplo. Que voy a participar en un concurso, ¿sabes? Tengo ganas de ponerme a prueba y creo que lo haré, creo que intentaré ver cuán lejos soy capaz de llegar. Tal vez por eso me acuerdo de ti, de una de esas frases que me dijiste la última vez que nos vimos: que todo lo que he conseguido ha sido por mí misma. Es la frase que más me martillea la cabeza y tienes toda la razón. Toute seule. 

Espero poder enviarte pronto un mensaje contándote más cosas sobre mi profesión y mis exámenes, de verdad que me muero por hacerlo. Ahora estoy en una racha en la que no quiero ni hablar de ello, no al menos este mes. Quiero y me dedico a vivir la vida un poco más, a disfrutar, a gozarlo. Sabes de sobra lo que me he esforzado y estas vacaciones mentales las necesitaba. Están siendo días de muchos paseos, algunas fotos, mucha observación, lectura, perder el tiempo de la forma que más me apetezca (un placer que había casi olvidado qué era) y lo que se tercie.

Et c'est tout, princesse. J'espère un mail en réponse mais quand tu peux. Grosses bises pour toi et à bientôt. Je t'embrasse.

(Poupée)

Comentarios