28 feb. 2014

Agridulce

Por decir algo, porque todavía no sé muy bien cómo catalogar esta sensación tan rara que tengo desde anoche cuando vi mi posición en el EIR. Es que todavía no me la acabo de creer.

El año pasado fue muy "¿por qué no?" y lo estudié en poco tiempo, unos cuatro meses. Para ser mi primera vez hice un porcentaje de preguntas sobre 100 bastante apañado y tuve altísimas probabilidades de tener la especialidad que quería en mi ciudad.

Visto lo visto, este año decidí tomármelo con más tiempo y dedicarle más esfuerzos. He mejorado mis porcentajes bastante en los simulacros y, además, en el examen en sí he hecho un examen muchísimo más bueno que el del año pasado, muy superior.

Aquí hago parón para aplaudirme un poco, que creo que toda esta mejora por mi cuenta, riesgo, esfuerzo y voluntad se merece un reglón. En eso solo puedo decir que estoy muy orgullosa de mi trabajo, que sé que da frutos.

Lo malo: creo que éramos demasiados con resultados parecidos, así que el número de orden que me ha tocado en suerte este año ha sido una mierda comparado con el anterior. Del 1362 al 2775 y eso que hice mejor examen que entonces.

Así que por eso no sé muy bien cómo sentirme. En parte contenta con mi trabajo, en parte disgustada por ese número de orden. Mis posibilidades ahora de conseguir la plaza que quiero están muy complicadas. Que oye, que esta vez no pecaré de idiota como el año pasado y probaré suerte, por si suena la flauta, pero está jodido.

Mientras, pues pienso en positivo. Por suerte, ante lo que pudiera pasar, ya tengo planes por ahí de cara al futuro, así que eso de volver a estudiar es algo que tengo ya planificado de antemano. Que quiero hacer más cosas, pero aún está todo por ver y muy en el aire, ya se verá más adelante.

Ah, y también pienso en positivo porque con toda esta mezcla de sentimientos y sensaciones me ha dado hoy por escribir y he parido ya el final de un poema que presentaré a concurso. Que esto no tiene nada que ver con este blog, más bien con mi blog literario, pero bueno, me gusta saber que incluso de este tipo de noticias sigo sabiendo sacar algo positivo, como siempre.

Mis sueños siguen ahí, esperándome. Y los conseguiré hacer realidad, tarde lo que tarde. Por mis santos ovarios que sí.

(Gracias, pequeño, por estar siempre ahí apoyándome en todo momento. Eres lo más grande que tengo.)

6 comentarios:

  1. Me alegra ver que te lo has tomado todo con positividad. No es para menos, después de tu esfuerzo.

    Y mucho mejor si ya tienes planes de antemano para seguir adelante.

    ¡Mucho ánimo y mucha suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor tomarlo así que venirme abajo, porque no voy a conseguir nada deprimiéndome.

      Gracias por los ánimos y la suerte, un beso!

      Eliminar
  2. Este año el examen no ha favorecido a los que lo habíamos preparado, pero bueno, así es el EIR, todo un misterio.

    Yo tampoco lo he conseguido, soy la 1425.
    Seguiremos luchando un año más y nos apoyaremos cuando haya flaquezas. Dicen que el que la sigue la consigue.

    Ánimo Isi! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si para el próximo tenemos algo más de suerte. Y, por supuesto, nos apoyaremos a lo largo del camino.

      Besos!

      Eliminar
  3. Acabo de descubrir tu blog, y le he echado un vistazo!
    Yo tambien he estado todo el año estudiando y me he quedado la 1286!
    Asik me toca seguir estudiando, espero que al proximo sea nuestro año!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que la próxima sea la nuestra, va tocando. nos vamos leyendo por aquí, un beso!

      Eliminar

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.