Escala de Glasgow

Esto de hablar con MedicinaJoven por Twitter sobre posibles reglas mnemotécnicas para aprenderse la escala de Glasgow me ha encendido la bombillita. Porque entre comentarios por ahí, medir los caracteres y tratar de explicarme siento que el pobre ha acabado mareado perdido con mi explicación y no se ha enterado de nada. O eso o soy obtusa con ganas, todo puede ser.

Esto es, sencillamente, tal y como yo hago para acordarme de la escala. No sé si sirve como ayuda o más bien todo lo contrario, pues tiendo a complicarme la vida, pero como mi neurona funciona así, pues nada, le haremos caso, que es la que manda (y la que tiene que hacer el examen luego).

Empecemos con la escala en sí.

(Espero que se entienda mi letra, aunque creo que sí.)

Teniendo en cuenta ya la escala, vamos a observarla un poco mejor. Son tres cosas lo que vamos a valorar con esto: la apertura ocular, la respuesta verbal y la respuesta motora. Simplificando: ojos, habla y movimiento. Al valorar estas tres cosas nos pueden dar, como en todas las escalas, valores extremos que nos servirán de referencia. Estos valores son 3 (sin apertura ocular, sin respuesta verbal, sin respuesta motora) y 15 (apertura ocular espontánea, orientado y obedece órdenes). Quedaos con esto. Y un último detalle: quedaos también con el orden ojos (4), habla (5) y movimiento (6).

Lo que hago es pensar en los extremos. Sé que el mínimo son 3 (se valoran 3 tipos de respuesta) y el máximo son quince. El mínimo sería para mí como un “muerto” (no abre ojos, no habla, no se mueve) y el máximo serías tú, por ejemplo, que estás leyendo esto (abres los ojos, estás orientado, te mueves de forma espontánea). Solo con eso recuerdo ya los valores extremos y visualizo fácilmente lo que significan.

Ahora viene la pregunta que me hizo MedicinaJoven. ¿Y cómo me acuerdo yo de lo que hay por medio? Ahí fue donde lié al pobre bien por Twitter, pero aquí intentaré explicarme algo mejor.

Empiezo por el primero, apertura ocular, que valor 4 estados. Están claros los extremos (apertura espontánea y sin apertura). Por medio quedan dos: a la voz (3) y al dolor (2). Piensa: cuando estás dormido y te intentan despertar. Si te despiertas en cuanto te hablan es que no estabas muy “profundamente dormido” (3). Si necesitas que empiecen a darte golpes o algo más físico que la voz, es que estás más “profundamente dormido” (2). Creo que el símil se entiende bien, ¿no?

Vayamos al siguiente, respuesta verbal, que valora 5 estados (ya dije que el orden ayudaba). Los extremos (orientado y sin respuesta verbal) están claros también, faltan tres por medio: confuso (4), palabras (3), sonidos (2). Propongo esta vez pensar de nuevo en ese sueño que teníamos antes: si acabas de levantarte de la siesta del siglo responderías como si no estuvieras del todo “ubicado” (4). Aunque también puede que estés todavía medio dormido, y si te hablan contestes alguna palabra suelta (3). O puede que estés tan dormido que si te hablan hagas "ruiditos", no más (2). Creo que también se entiende así, ¿no?

Para la respuesta motora, que son más estados a valorar (6) no tengo unas comparaciones tan claras como las anteriores. Sí, están claros los extremos (obedece órdenes y sin respuesta motora), pero por medio hay bastantes más que los otros: localiza estímulos (5), retira ante estímulos (4), respuesta en flexión (3), respuesta en extensión (2). Lo de flexión y extensión siempre lo recuerdo, es algo que tengo muy grabado en la mente (supongo que repasar anatomía tendrá la culpa), pero con los otros... Ahí no tengo receta mágica para ellos, supongo que tocará memorizarlos como que primero “se acerca” (localiza estímulo) y luego “se aleja” (se retira ante estímulos). Ojalá se me ocurriera alguna comparación para que esta parte fuese más fácil de recordar.

Espero que ahora haya quedado un poco más claro todo que en la conversación de esta tarde. Y si no, pues bueno, al menos lo hemos repasado un poco, que tampoco vendrá mal, ¿no?

PD: Ya dije que me complico mucho la vida.

Comentarios

  1. Ahí va mi aportación para intentar memorizar las puntuaciones intermedias de la Respuesta Motora:

    Pensemos nuevamente en una persona dormida. La respuesta digamos “más consciente” es que localiza el estímulo = 5 puntos. Si está más dormida se hace más perezosa y simplemente retira su miembros ante el estímulo que le molesta = 4 puntos. Las dos puntuaciones siguientes son respuestas reflejas (“menos conscientes”) que indican mayor desconexión cerebral “respondiendo el cerebro de forma automática”: respuesta en flexión (3), respuesta en extensión (2). Recordar primero en flexión, después en extensión.

    Espero que ayude. Por cierto, genial tu blog!
    Un saludo
    Javier Montero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena aportación, muchísimas gracias por el comentario. Creo que ahora queda la entrada más completa.

      Me alegro de que te haya gustado el blog. Un saludo, nos leemos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.