Día 16 de estudio intensivo

¡Que llevo ya medio mes intensivo y no he dicho nada por aquí! Qué cosas, esto no puede ser.... Así que hoy vengo con ganas de soltar un par de cositas, así que ahí va imagen de un twitt que ayer escribió la señorita Stella.

[pinchad en la imagen y haced feliz a Stella con un RT o un Fav, no os cuesta nada]

Tuve que darle un aplauso tamaño gigante por lo que dijo, por supuesto. Es algo que defendí en la convocatoria pasada y sigo defendiendo en esta: no es vital ni imprescindible estar en una academia para sacarte el EIR.

Como dije también en Facebook: ¿Acaso no nos lo podemos estudiar por nuestra cuenta? ¿Acaso si lo estudiamos sin academia no sirve de nada, va a ser un fracaso absoluto? Dije, y me mantengo en ello porque creo que es cuestión de mentalidad, que todo depende de cuánto te lo curres tú. Habrá quien necesite apoyo formativo, no lo niego, cada persona es un mundo, pero si yo me esfuerzo, si yo me planifico, si yo le dedico las horas necesarias, si yo lucho por ello lo conseguiré. El profesor de la academia no lo va a hacer por ti, eres tú el que lo hará.

Siguiendo con el hilo de esto debo decir que me he dado de baja en el online de FUDEN del EIR. Me estaba agobiando más que sirviendo, cada vez que me ponía a hacer los exámenes se convertía en una tortura que duraba horas, entre hacerlo y corregirlo (sí, soy de las que se leen las correcciones para aprender, apunto cosas y eso). Bajo mi punto de vista perdía el tiempo, porque luego me quedaba tan agotada mentalmente que ya ese día me costaba centrarme en estudiar. Y yo avanzo más por mi cuenta y a mi ritmo. Además, me jodía mucho ir pegando saltos entre temarios para adaptarme a lo que me tocaba examinarme esa semana, no lo que estaba estudiando realmente en papel.

En resumen, una actividad que la vi en principio con buenos ojos y que al final no me estaba sirviendo más que para agobiarme, hacerlo a regañadientes y no sacarle todo el provecho que debería.

Así que nada, aquí seguimos, mis libros, mis apuntes, mis temarios y una servidora, haciendo frente al calor mientras avanza despacio pero segura, poco a poco, a diario. Y, como mi amiga Stella, sin academia.

Quien me venga a decir que no se puede, me reiré en su cara y le explicaré mi experiencia del año pasado. Otra cosa es que yo fuese gilipollas y no echase los papeles luego para la plaza, pero nota tenía y podría estar ahora en el Clínico (Málaga) haciendo la especialidad que yo quería (Salud Mental). Qué cosas, ¿no?

Ánimo, que se puede, en serio.

Comentarios