Operación verano

Llega ese momento estelar, finales de mayo, en que saltan todas las alarmas habidas y por haber. No, no se aproxima la operación bikini, esas cosas que te venden en las revistas no me interesan (más allá de la salud, claro, pero perder diez kilos en dos semanas o tratar de semejar los maniquíes raquíticos retocados que salen ahí muy sano no lo veo). Lo que se aproxima es algo mejor: la operación verano.

Me preguntaréis, y con razón, que qué es eso de la operación verano. El verano es la época del año en la que si todo va bien, no hay muchos recortes y esas cosas bonitas (utópico, lo sé, estamos hablando de la teoría) es cuando te llaman para currar y le cubres las vacaciones a alguien. Como todo el mundo sabe cómo está la cosa me ahorraré los detalles (y los despotriques, que no pararía hoy) y explicaré en qué consiste, pues, la dichosa operación.

Te vas a la copistería de tu barrio o coges tu impresora por banda, da igual. Imprimes chorrocientas copias de tu magnífico currículum, ese que cada vez que lo ves te dan ganas de darle dos besos a la foto de lo adornado que lo has puesto a ver si algún alma caritativa te quiere para algo. Luego, coges una carpeta (que no se arruguen) y te largas a patearte tu ciudad las veces que haga falta hasta que no quede clínica, residencia, mutua, centro de día o cualquier sitio susceptible de darte trabajo que no haya sido visitado por ti. Que no se diga que es por tu culpa que estás en paro (aunque lo seguirán diciendo por ahí).

La enorme ventaja de este sistema es que si vas andando a todas partes, como una servidora, haces bastante ejercicio. Lo puedes usar casi como operación bikini, que con el calor y moverte tanto subiendo y bajando calles (en Málaga hay bastantes con cuestas) haces un buen ejercicio diario. La desventaja es la evidente, el gasto en papel y tinta, así como el transporte (bus, coche, moto...) que utilices para desplazarte.

También está la opción digital, que es básicamente bucear por internet hasta que encuentres la última web de tu ciudad donde poder enviarles el maldito currículum. Tiene su dosis de diversión, que pelearse con los captcha y buscar en todas partes el enlace a "trabaje con nosotros", entre otros placeres, hace que el momento no sea especialmente aburrido.

La ventaja de este método es la evidente, que no te gastas ni un duro en sacar el currículum, ni en transporte ni nada de eso. La enorme desventaja, que no todos los sitios admiten envío por correo o formulario de contacto. Muchos ni siquiera tienen web.

Así que eso, que estoy ya en plena operación verano. Este año empecé mucho antes que otros, llevo desde principios de mayo en ello, y me quedan muy pocos sitios donde no lo haya intentado. Ya solo me queda cruzar los dedos y esperar, a ver si suena la flauta y hay suerte este verano.

Comentarios

  1. Mucha suerte, cielo. Espero que este año haya fortuna y puedas conseguir algún trabajillo. Yo estoy esperando a terminar los exámenes (ya solo me quedan dos TTvTT) para poner cartelitos para dar clases este verano, mandaré mi currículum también a algunos sitios y a ver si podemos conseguir alguna cosilla, que no nos vendría nada mal.
    Y nada, eso, que todo vaya bien y consigas algo.
    Un besazo

    P.D: Hace tanto que no entro aquí que el cambio de look me ha sorprendido. Te ha quedado super bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suerte con los exámenes y luego buscando trabajo. Espero que salga bien, y a ver si yo tengo suerte también.

      Cambié el blog hará un mes como mucho, es diferente a antes pero creo que no queda mal. Cambios, a ver si así los atraigo.

      Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.