Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2013

Operación verano

Llega ese momento estelar, finales de mayo, en que saltan todas las alarmas habidas y por haber. No, no se aproxima la operación bikini, esas cosas que te venden en las revistas no me interesan (más allá de la salud, claro, pero perder diez kilos en dos semanas o tratar de semejar los maniquíes raquíticos retocados que salen ahí muy sano no lo veo). Lo que se aproxima es algo mejor: la operación verano.

Me preguntaréis, y con razón, que qué es eso de la operación verano. El verano es la época del año en la que si todo va bien, no hay muchos recortes y esas cosas bonitas (utópico, lo sé, estamos hablando de la teoría) es cuando te llaman para currar y le cubres las vacaciones a alguien. Como todo el mundo sabe cómo está la cosa me ahorraré los detalles (y los despotriques, que no pararía hoy) y explicaré en qué consiste, pues, la dichosa operación.

Te vas a la copistería de tu barrio o coges tu impresora por banda, da igual. Imprimes chorrocientas copias de tu magnífico currículum, ese…

Viajes en tren

Me dedico a apuntar en mi cuaderno, siempre compañero fiel, todo cuanto se me va ocurriendo. Los puntos de referencia del recorrido de este tren, por ejemplo, son los que adornan las páginas ahora, en este momento. Y sentiría un placer inmenso si este tren, este viaje, durase todo lo que quisiese para estar cómoda, oír música y no parar de crear, crear sin parar. Como en este trayecto entre Valencia y Madrid.

Lo malo es que entre Madrid y Málaga paso el tiempo entre tanta gente que parece un autobús, lleno de jaleo. No fue nada placentera esa parte de trayecto ni mucho menos. Se me hace el viaje largo, eterno, sofocante. No puedo estar tan cómoda como antes ni de lejos, cuando tanta gente está haciendo escándalo. Además, la “vecina” de pasillo, la que se sienta más cerca, tiene un ojo puesto en lo que hago, no para de mirarme, y aunque no me importe que vea lo que hago, que vea mis apuntes de anatomía por ejemplo, me está poniendo muy nerviosa con tantas miradas.

Por delante aún qued…