Comencemos a hablar en serio del EIR

Tengo en mente varias cosas. Soy una persona muy inquieta, siempre tengo alguna idea, siempre ando maquinando algo nuevo que hacer, y esta vez no iba a ser menos. No comentaré todavía qué es lo que se me ha ocurrido por el tema de los plagios, que ya se sabe cómo anda la cosa (el personal tiene la cabeza seca y eso de pensar no se estila últimamente).

Mientras pienso y le doy vueltas a todo a ver cómo me lo monto, actualizo por aquí comentando un poco lo que hago, que creo que es interesante.

Estoy estudiando para el EIR. Es la segunda vez que me voy a presentar al examen para acceder a las especialidades enfermeras. Y esta vez no pienso repetir la locura del año pasado de estudiármelo todo en cuatro meses, este año parto con tiempo de sobra.

Lo malo es que mis bajones me han tenido medio mes apagada y sin ganas, así que este abril no ha sido muy productivo que digamos. Mi solución es volver al sistema de estudio de la convocatoria anterior. Me lo planifiqué igual y ahora trato de cumplirlo. Funcionar funcionó, me dio tiempo a estudiar todo el temario y sacar una nota bastante decente (puesto 1362 de cerca de 14000 que fuimos). Espero que, con todo ese conocimiento tan fresco y volviéndomelo estudiar, pueda conseguir la tan ansiada plaza.

Sigo, pues, preparándomelo por mi cuenta, sin academias que me dirijan. No les quito mérito a su forma de preparar alumnos, pero entre el dinero que cuestan y que me conozco, y con mi caos mental prefiero autoimponerme yo los plannings, fechas y plazos que me doy, que me gusta que me cundan las madrugadas, cambiar mi horario de sueño y compaginarlo todo con otras cosas. Funciono así, y los precios de las academias no me impulsan a abandonar mi método por otro. Me quedo como estoy, pues.

Por el momento, estoy con el libro de anatomía y fisiología. Como este mes ha ido tal que así, con esos bajones que comenté antes (ay, esos ánimos...), no me ha cundido mucho por el momento... Hasta que he decidido seguir adelante y a por todas. Las noches han cundido, las tardes también, y estoy a punto de terminar ya el bloque de anatomía. Me faltaría la fisiología entonces.

Al final, lo que me funciona en estos casos es exigirme a muerte. Si no es que no voy a por todas, me relajo demasiado y eso no puede ser. Que tengo tiempo de sobra, sí, pero para usarlo con cabeza. Para empaparme de conocimientos. Para ir a por todas.

Que tengo demasiadas ganas de conseguir mis sueños y esto se está retrasando más de la cuenta.

Comentarios

  1. Me alegro que hayas salido del pozo en el que te encontrabas y poco a poco vayas saliendo a flote. ¡Te quiero!

    ResponderEliminar
  2. En parte he salido gracias a ti, peque. Eres todo un aliciente para motivarme y seguir. ¡Te quiero!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.