Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2012

¿Qué pasaría sí...?

¿Qué pasaría si decidiese, ahora mismo, quemar letras inútiles como telarañas, hacer arder las entrañas? ¿Qué pasaría si decidiese verles derretirse a fuego lento, como una vela que se consume poco a poco mientras el hedor insoportable de la piel quemada atufa la habitación? ¿Qué pasaría si desahogara su rabia de ver tanto imbécil suelto por el mundo, los destruyera con sus propias manos hasta triturarlos, machacarlos uno a uno?

Grita, a veces, como un animal herido, no como uno moribundo. El moribundo buscaría un rincón donde morir en paz, sin que lo devorasen mientras la muerte se acerca a sesgar su vida, con paso tranquilo, con calma. No, no es un animal moribundo, espera la muerte para fumarse un cigarro con ella y charlar de cuántas víctimas se llevarán adelante. De tú a tú.

Un animal herido y acorralado es el más peligroso de todos. Atacará de frente, hará sangrar, desgarrará con uñas y dientes, derramará por todas partes fragmentos de sus víctimas hasta dejarlas en algo irrecon…

À jamais!

Komm wieder nicht!