Historias y cuentos

Tiemblan, entre teclas, de nuevo.

Historias, rumbos, imágenes, cuentos. Viejos intentos de contar algo que comencé, hace ya algún año, y que no me gustó. Viejos relatos que, ¿por qué no? Podrían funcionar si se les diese forma.

Sin más pretensión que un relato, una historia corta. Sin más idea que un vuelo, un destino entre dos posibles.

Creo que contaré la historia de cómo llegaron al fin del mundo dándole la espalda a una brújula orientada al norte.

Allí donde el mar y el hielo se funden, donde el frío corta las mejillas y donde el calor de la chimenea es más cálido si lo compartes.

Historias que llevan tiempo queriendo ser contadas. Imágenes. Cuentos.

Y tiemblan, entre teclas, de nuevo. Como tantas otras que esperan su oportunidad.

Comentarios

  1. Ohh nieve, norte, brújulas... eso es lo que me gusta a mí! Jajaja

    A mí también me pasa. Leo ahora cosas de hace años que nunca me acabaron de gustar, pero que si las rehaciese... creo que se podría sacar algo.
    Por intentarlo no se pierde nada :D

    Besos ^^

    ResponderEliminar
  2. Hay ganas de contar cuentos diferentes, ¿verdad? Y tengo por ahí un relato que escribí para un reto en un foro literario que pienso usar como base, de fondo, para darle forma todo. He pensado, incluso, en usarlo para uno de mis proyectos... Y la idea me está conquistando. Me queda trabajo, sin duda.

    Besos ^^

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.