27 abr. 2012

La chica (de) azul

“But she will sing 'till everything burns...”

Se colaba el aire entre los ladrillos putrefactos que formaban las frágiles paredes casi de papel, casi de cartón. Se filtraban a través de cualquier rendija, aunque no existiese, pues era un espacio abierto acotado de cualquier forma, improvisado casi. El techo era precario, tembloroso ante cualquier pensamiento de un embiste del viento, delicado como las alas de una mariposa.

Y todo eso formaba un conjunto amorfo, sin fuerzas, que podría denominar refugio si tuviese sentido del humor, aunque en su interior la palabra “yo” bailase frente a sus ojos contemplando aquello.

“Yo”, como cualquier otra. Como si fuese un reflejo perfecto de cómo sería en su interior: un interior deslucido, decrépito, hundido por la humedad y las inclemencias del tiempo. Un exterior que, visto por ojos ajenos, podría ser común y corriente, parte del resto del urbanismo que le rodeaba, parte de la multitud.

Colorida, llena de historias escritas en su piel. Pequeña, siempre pequeña, pero grande a la vez. Amante del arte hasta el punto de vivir a través de él, de la creación, de la imaginación. Una sirena azul nadando a contracorriente, así era ella.

Cualquier cosa, así se veía ese “yo”. Sin fuerzas, sin ganas, sin nada. Nunca duerme. Nunca descansa. Sin rendirse, como un pececillo nadando en una pecera y boqueando, buscando oxígeno para sus pulmones saturados de tanta agua amarga que ha tragado.

Sin embargo es un pequeño arcoíris que cuando sonríe, ilumina la vida y cuanto toca con su mano. Y cuando canta, el silencio se calla para dejar a su voz salir y expresar lo que su corazón guarda. Porque es tan grande y tan rojo que no le cabe en el pecho.

“And, right now, she's singing...”



[Te lo debía, Zoe]

4 comentarios:

  1. Precioso texto, peque ^^ ¡Feliz fin de semana! ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sara^^ Feliz fin de semanta a ti también :)

    ResponderEliminar
  3. Un millón de gracias y más por esta preciosidad... aunque no lo merezca. Eres bellísima por dentro y por fuera.


    Un besazo gigante, artistaza.

    ResponderEliminar
  4. Si con esto te he sacado una sonrisa, me doy por satisfecha :)

    Besazos, sirenita azul^^

    ResponderEliminar

Gracias por leer esta entrada de Una enfermera rodeada de cerezas.
Los comentarios hacen crecer los blogs. Comenta y serás respondido.