Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2010

Adicta

Cuando las venas llevan notas y notas de riffs acelerados, solos potentes como ellos sólo pueden acelerar el organismo, ritmos frenéticos de baterías y letras de tiempo atrás o más recientes que te retumban y elevan los ánimos. Cuando llegas al punto que el silencio se te antoja caprichoso y vacío, sin sentido, y sólo deseas más y más dosis aún notando que llevas alimentándote de aquellas notas durante dos días. Cuando sólo puedes silbar en un vano intento de llenar el aire con las notas que tienes en la cabeza y retumban a tu alrededor como si estuvieran saliendo de un altavoz, entonces lo sabes. Te diste una sobredosis. Eres adicta.

Si, encima, cada nota que sonó fue distinta de la anterior, independiente y especial. Si cada letra te cuenta un trozo de la historia desde un ángulo distinto, siempre necesario. Si cada canción es una pieza del puzzle tridimensional de la mente, donde las piezas a veces encajan y otras veces sobran. Si, encima, has encajado algunas de esas piezas, enton…