Ir al contenido principal

Entradas

Memorias de un 2016

Enero.Inicio reto 250.Rute y Lucena.Cabalgata.Pre-EIR.Febrero.EIR.Entrevista trabajo.Concursos.Ganadora I Maratón de Microrrelatos Valencia Escribe - Massalfassar.Inspiración. 29/02.Marzo.Puesto 1155.CV.Recital Valencia Escribe.Fallas.Día de la poesía.Viaje a Londres.30, 31/03, 01, 02, 03, 04, 05/04.Freetour y City of London.Abril.Boda de Bar y Marcos.Museo historia natural.Picadilly.Chinatown.Tower of London.Museo de Florence Nightingale.Madame Tussauds.Candem Town.Las cosas claras. Comienzo estudio EIR. #YaNoMax.ENDEI 2016 con Anxo. 15, 16/04.Fin Páginas de Metáforas.21/04.Feria del Libro.Mayo.II Congreso virtual enfermería salud mental.May the 4th.Málaga.Día internacional de la Enfermería.CV.Plan de cuidados literario.27/05.Proba valencià.Correcciones.Junio.Entrevista trabajo (x2).Guiones de historias.La Llamada.Julio.Verano azul URPA.Castellón y Grau.Curso GNEAUPP.Correcciones.Agosto.Fin primera vuelta.Renuevo contrato.Registro Páginas de Metáforas.Academia de nuevo.Septiembre.Mál…
Entradas recientes

En lo más profundo

[Padova, septiembre 2016]
"En lo más profundo algo aúlla,
todo lo demás huye,
y si te detienes a escuchar
la voz es demasiado familiar.
Casi como si el horror
naciese de lo más hondo
de la garganta
y se quedara allí,
en la sima, en su fondo,
hasta el final de los tiempos.
Casi como si la luz
no pudiese atravesar
todas esas capas
y quedase en la superficie,
ajena a todo lo que bulle."


Se me hace completamente extraño estar tan ausente, tanto en mi web (mi lugar principal, a fin de cuentas para ello fue creada) como aquí. También estoy ausente de redes, salvo momentos puntuales. Me estoy dedicando a tratar de avanzar y conseguir una de mis metas, la residencia de salud mental. También a recomponerme, cogerme y examinarme por dentro.

Esto último es algo cíclico en mí: cada cierto tiempo necesito hacer un alto en el camino, mirarme de fondo a superficie y ver quién soy, quien he sido y quién seré. Ser consciente de mis cambios y de lo que permanece. Hacer un ejercicio de autoreconocimiento y e…

Cuando me pauso

Me invaden las ganas de crear cuando me pauso.

Me crecen los helechos en el pelo, dejo de ser un tronco muerto, unas ramas grises alzadas, y empiezo a contemplar la vida. Me tiño de verde musgo, verde hojas. La humedad empieza a ver sus frutos. El frío incluso deja de pesarme, se convierte en aliciente para el crecimiento.

Viajo. Me veo a cientos de kilómetros, rodeada de montañas. El aire me corta la cara y las manos, estoy en una posición elevada donde los sonidos del ambiente y mi perro son mi única compañía. Desde aquí, el blanco de las paredes de las casas se funde con el verde de la vegetación, la misma que siento que llama a mi puerta y se extiende hacia mis miembros. La misma que pide fusionarse a mis entrañas. La misma a la que dejo pasar y que me invada.

Estoy a demasiados kilómetros de distancia de lo que veo, pero siento su frío aire, la sensación del sol como única fuente de calor mientras dure el día. El brasero y sus olores. Las noches de lectura bajo mantas y su peso …

Write down

[Venecia, septiembre 2016]
1.Write down. El concepto me asalta de modo casual, entre apuntes y té, para variar en mis costumbres. Llevo ya dos semanas posponiendo demasiadas cosas y una de ellas es anotar todo lo que me está quedando pendiente. Rezuma por todos los márgenes (agenda, cuaderno, libreta del trabajo, apuntes) mil ideas sin forma, dos tangibles y las ganas por estrenar. Lo siento: es un momento extraño este que vivo. Tocará registrarlo.

2. Reposa el cuaderno al fondo de la mochila desde tiempos inmemorables. Lo paseo allá donde vaya, viene conmigo, pero no lo abro. Ahí duermen notas que aguardan impacientes por ser ordenadas y el recuerdo de un viaje a Italia que a ratos me asalta, deseando volver a recorrer sus calles. La función del cuaderno ahora es hacer de ancla.

3. Rescato de ese caos anotaciones de mi último viaje. Porque la impresión poderosa de las calles de Padova, Verona o Venecia me recorre ahora y no puedo más que recordar y recordar, echar de menos y desear esta…

Inicio de septiembre

1. Septiembre llegó con trabajo en una unidad en la que estoy encantada de estar y en la que el tiempo se pasa volando. Por primera vez en mi vida celebro mi cumpleaños trabajando, con unas compañeras maravillosas y un turno tranquilo. Ojalá más así.

2. Vino también con un fin de semana de desconexión de los que el cuerpo te pide y necesitas darle, de poner tierra por medio y que las horas te traigan fuerzas para afrontar los retos que te esperan. Ojalá hubiese sido más tiempo, sólo siento que me faltó una buena sesión de tetería para que estuviese completo.

3. Apareció septiembre, de paso, con la rutina a cuestas. Ahora con más ingredientes a mi cóctel acostumbrado de estudio EIR y escritura. Pero este verano me ha sentado tan bien que me siento con fuerzas de sobra y ganas como para hacerle frente a todo y poder con ello. Nunca me asustó luchar por lo que quiero, ahora mucho menos.

4. La inspiración parece que se va asomando, tímida, y está empezando a llamar a la puerta. Pide permiso …

Rascar matices en tinta

Busco refugio entre tus páginas. Aquí y ahora entran las dudas por la puerta de casa y se instalan en mi salón, deciden quedarse conmigo un rato. Nos tomamos un té que compartimos a medias, todos convidados en la misma taza, mientras el reloj vuela y alrededor todo se paraliza.

Una vez más quedo pendiente de lo que surja entre mis dedos, pero cuando quiero mirar, cuando voy a encontrar, no aparece nada. Como si la sensación -casi anticipatoria- de lo que espero fuese lo único tangible aquí, la evidencia no existe.

Desvarío treinta veces por segundo, entonces es cuando me digo a mí misma que toca cambiar, que lo mismo me he equivocado en algún punto. Quizás sea una equivocación entera, puro error completo, de cabeza a los pies. Que no sé ni orientarme, ni qué busco, ni qué quiero, ni lo que odio, ni lo que deseo.

Se me pierden las preguntas entre las costuras, se cuelan, se escurren y se escapan hasta inundar todo a mi alrededor.

La última vez que quise entender acabé del mismo modo qu…

Anochecer junto al asfalto

Sostengo el peso de la avenida
y la apaciguo
con el transcurso del camino
entre mis pasos.
Mi piel protege
el esqueleto que asoma tímido
por sus esquinas.
Aprietan las costuras,
se desvanece bajo las farolas,
y bailan
con la música invisible
del que nada cree y todo ve lejano,
del que se siente un feliz extraño
en un mundo encantado de conocerlo.
El peso de la avenida se amortigua
bajo mis pisadas distantes.
El aire oloroso y fragante de las huertas aún se cuela por las ventanillas y en mi piel se erizan las señales
por las que a tu paso
y a punta de pájaro,
a vuelo de dedo,
trazo mapas donde perdernos.
Seguimos en la tierra de los versos
donde me descubro un día
y al siguiente soy otra
y al otro
y por cuantos ojos vea en mis caminos
hay trece millones de historias.
Aquí sigo, entre imágenes,
mientras la avenida me abraza de nuevo.
Anochecer junto al asfalto
significa que el papel se convierte
en apéndice de mis entrañas.
El peso de las farolas me mecerá
con su luz amarilla
mientras mis órganos …